Persecución impositiva contra la Federación Rural

Por Silvio Capiscoconi.
ALERTA RURAL: IMPUESTOS SANGRIENTOS. 

Bandera de la Federación Rural del Uruguay.

Ahora parece, que el “gobierno” ilegítimo del Pepe Mujica y sus secuaces necesita más dinero, por lo cual sigue aumentando absurdamente los impuestos; y ¿qué son en definitiva los impuestos sino IMPOSICIONES? Es que así funciona el Estado moderno: robando; primero la Revolución se encargó de destruir a la Realeza, luego al Clero y a la Nobleza, todo eso gracias al liberalismo, que hizo la Revolución francesa, con lo cual los oligarcas sustituyeron la vieja Nobleza del HONOR, por una pseudo-“nobleza” del DINERO y así, le robaron al pueblo llano, después de haberlos utilizado para asesinar a sus propios protectores, es decir al Rey y a sus nobles; luego le llegó el turno a los propios capitalistas, y entonces vino la Revolución rusa, que con su bolchevismo asesinó al Zar y a su familia, llevándolos al martirio. Así también le robaron a los ricos; por eso es que el capitalismo es el robo hacia el pueblo llano cristiano, mientras que el comunismo es el robo hacia las élites tradicionales cristianas; todo eso hecho por parte del JUDÍO internacional. Es así entonces, que el capitalismo (mal llamado “derecha”) y el comunismo (izquierda), son dos caras de la misma sucia y pestilente moneda; son dos componentes de la misma JODA; de ahí que surge la opción de la “tercera vía”, pero resulta que eso de llamarle “tercera vía” a lo que no es capitalismo ni tampoco comunismo, me parece una completa equivocación, por la sencilla razón de que el capitalismo NO es Derecha, sino seudo-derecha. La verdadera Derecha es otra cosa: Tradición. ¿Y dónde rayos está en la Tradición que está bien robarle al pueblo con altas cargas impositivas, usura y explotación económica? ¡Sencillamente el capitalismo está contra la Santa Tradición y es anti-cristiano! Así que nadie se atreva a decirme, que aquí yo defiendo al capitalismo, porque está muy equivocado.
Tampoco yo acepto el término “tercera vía”, porque lo encuentro tonto y blando; tampoco acepto la pavada de “nueva derecha”, porque eso es una cosa NUEVA, una novedad, un invento, un ENGAÑO, que no pasa de otra maniobra más del sionismo; lo único verdaderamente cristiano y tradicional, es la Derecha, la derecha de verdad, la derecha de los ideales, la derecha del bien y de la justicia, la derecha religiosa, tradicionalista, conservadora, patriótica. Y es por eso que yo me considero un hombre de Extrema Derecha, un ultra-derechista, esto es, que soy bien de Derecha; porque soy ultra-montano, porque defiendo más allá de la montaña todo el depósito de la fe cristiana, toda la Sagrada Tradición, toda la verdad Revelada por Dios; porque soy fundamentalista, esto hoy, apelo a los fundamentos de la FE, de la Santa Religión, es decir la Sagrada Biblia y la Sagrada Tradición, es decir la Verdad Absoluta Revelada; y soy radical, en tanto voy a las raíces, y por eso digo que el mundo moderno es una basura, porque el mundo moderno está basado, no en fundamentos, no en Tradición, sino en artificios, en inventos escritos en papeles, denominados pomposamente como “constituciones” o “leyes” o “convenciones internacionales” (como la estupidez de la “Declaración Universal de los DD.HH.”, como si la democracia por ejemplo, fuera un “derecho humano”; ¡dónde se vio tanta estupidez!).
¿Pero se preguntarán algunos, si yo no soy ni capitalista, ni comunista, cuál modelo económico es el que defiendo entonces? Sencillo: el que está basado en principios cristianos, el que no hace algo fuera de la moral cristiana; en un modelo cristiano, basado en la Doctrina Social de la Iglesia, es decir, el modelo corporativo, aplicado de diversas formar por Francisco Franco, Engelbert Dolfuss, Antonio de Oliveira Salazar, Juan Domingo Perón, Benito Mussolini, Augusto Pinochet, Juan María Bordaberry, Adolf Hitler, entre otros…Por supuesto, antes de que me relajen todo, ya sé, que todos esos personajes históricos tuvieron formas económicas distintas, pero yo me refiero a lo que todos tienen en común: todos aplican, en mayor o menor medida, principios cristianos; y todos buscaron lo mejor para sus respectivas naciones. Es decir que le economía corporativa (la economía del “corpus“, es decir “cuerpo“, el cuerpo social) es la economía al servicio de la Nación.
El modelo económico corporativo, se basa entonces en las corporaciones de la sociedad, que no son inventos hechos en papeles, sino que son instituciones naturales como la familia; es así que la familia es la base de la sociedad, a la cual le siguen otras corporaciones como los municipios, los departamentos, los gremios, los sindicatos, las asociaciones, las universidades, etcétera, y entre ellos tenemos a la Federación Rural, por ejemplo. La Federación Rural del Uruguay, es una de esas corporaciones que tiene nuestro país que nada tiene que ver con los partidos políticos; pues los “cuerpos intermedios” (las corporaciones), son naturales, son personas que se asocian por un fin en común, mientras que los partidos políticos, es puro papelerío y no son personas que se asocian por un fin común, como podría parecer, sino un instrumento de los políticos para conseguir votos y difundir su ideología sectaria. El partido político es algo que atenta contra la unidad nacional, por lo tanto NO es corporación, pues la misma jamás atenta contra la unidad nacional, ya que todos los cuerpos intermedios sirven a la Nación. Pero la Nación NO es lo mismo que el Estado; la Nación es algo natural y tiene que ver con la sangre, esto es, la Raza; mientras que el Estado es puro papelerío, así mientras la nacionalidad es algo innato, hereditario, sanguíneo; la ciudadanía es un papelito estúpido que nos da el Estado, para que podamos hacer esa estupidez de sufragar, algo que es tonto e idolátrico. Los católicos NO debemos votar y si queremos evadir la multa, entonces tenemos que anularnos el voto, salvo que realmente haya un candidato cristiano verdadero comprometido con defender la fe católica, en cuyo caso estaremos votando al candidato, pero NO al partido, excepto claro, que estuviéramos ante el caso de un partido verdaderamente católico, cosa que lamentablemente hoy no hay. En Uruguay tenemos sectores de partidos (dentro del Partido Nacional principalmente) que son católicos, pero no tenemos ni un sólo partido católico; hay políticos que son verdaderos católicos, pero la mayoría son todos unos herejes seudo-católicos, o protestantes, cuando no son directamente ateos o paganos, ¡o judíos!
Por esos motivos, es que yo me considero un fascista amplio, porque respeto a todos los fascismos y estoy en contra del Estado moderno; y por eso, pese a ser fascismo, condeno el error de Mussolini, cuando se iba desviando hacia el estatismo, por lo cual la Iglesia lo reprendió con Non abbiamo bisogno y con lo cual el Duce, corrigió todos sus errores pidiéndole perdón a Dios, como buen cristiano que era. Y el fascismo, pese a algunos malentendidos, en realidad NO es un pensamiento totalitario, sino autoritario, esto es, que reafirma la autoridad, pero no es totalitario porque no es estatista como el marxismo. Y es precisamente el estatismo, una de las cosas que combate la Federación Rural, una corporación uruguaya ejemplar, que lucha por los derechos de los trabajadores rurales, nucleando muchas asociaciones rurales. La Federación Rural es una corporación que está a favor del campo y que lucha por el Uruguay, todo lo contrario de lo que hacen los del “gobierno” usurpador instalado en Montevideo, que siempre está imponiendo sus injustos impuestos, estando en contra de las inversiones privadas, lo cual es algo contrario a los principios corporativos. En el modelo corporativo siempre se impulsa la iniciativa privada y la libre empresa, sólo que a diferencia del capitalismo que es salvaje y desmedido, en el modelo corporativo, está completamente prohibida la usura y la especulación, y por supuesto que también está prohibido las multinacionales (tal vez puedan permitirse como excepciones algunas, pero sólo temporalmente y para impulsar la economía), está prohibido que los extranjeros se lleven nuestros recursos. Así, el sistema corporativo es un sistema nacionalista; y si bien respeta a la propiedad privada, lo cual es un derecho sagrado, permite las expropiaciones sólo en un caso: cuando se trata de extranjeros. Y eso es, por el simple hecho de que los dueños de la tierra de una determinada nación, son sólo los miembros de esa nación; y a esto hay que agregarle el principio de que “sólo los miembros de la Nación, pueden ser considerados ciudadanos” (Hitler), porque si no se tiene sangre oriental (uruguaya), entonces no se puede ejercer la ciudadanía uruguaya. Así, sólos los que sean uruguayos pueden tener tierras en Uruguay; en cuanto a los extranjeros que residan en nuestro país, sí se les puede permitir quedarse como huéspedes, respetándoles su derecho a propiedad privada, pero sólo con terrenos para sus respectivos hogares, no teniendo tierras (campo). El campo debe ser exclusivamente para los orientales y nadie más. Así por ejemplo, los judíos no pueden tener tierras en Uruguay, pero sí pueden tener propiedades pequeñas (casas) y deben vivir separados de los uruguayos, en ghettos y vivir de acuerdo a sus propias leyes, en armonía, sin interferir con nosotros los cristianos.
¿Y que ocurre con los negros?, ¿son orientales? Bueno, eso depende, si hablamos de negros (en realidad más que nada mulatos, pues negros puros son muy pocos) que descienden de los antiguos esclavos que habían en Uruguay; entonces sí son orientales de pleno derecho (siempre y cuando, profesen la fe cristiana, por supuesto: nadie puede ser oriental uruguayo si no profesa la fe católica), porque contribuyeron en la construcción de nuestra nacionalidad, aunque sea mínimamente. Pero nuestra Nación es fundamentalmente una nación de cristianos arios, descendientes de europeos: españoles, portugueses, italianos, franceses, etcétera. ¡Uruguay bajó de los barcos! Nuestra sangre, es sangre de conquistadores, NO de conquistados. ¿Y los indios? Bueno, en Uruguay hay algunos mestizos, pero no indígenas americanos puros, pues todos fueron exterminados por el Partido Colorado liberal, algo que evidentemente es totalmente condenable; y esos mestizos también son orientales, porque también contribuyeron en la construcción de nuestra nacionalidad. Pero hay un elemento racialista más, que se le debe agregar al sistema: las castas. Las castas era un sistema implementado por la Corona española, en la cual las personas de distintas razas no podían mezclarse, y a los que se mezclaban (lo que no era bien visto) terminaban conformando una nueva casta; así habían muchas castas, siendo las más conocidas: los criollos, los mestizos, los mulatos y los zambos.
Ahora, veamos esta noticia del diario “El País”:

Economía

Polémica entre presidente de Federación Rural y DGI

Como vemos el Sr. Miguel Sanguinetti, Presidente de la Federación Rural denunció ante la opinión pública y aquí yo difundo su denuncia, el impresionante terrorismo de Estado que está ejerciendo la DGI en contra de la Federación, es decir en contra del campo, y en definitiva en contra de la producción nacional. ¿Pero qué es en verdad la DGI? La Dirección General Impositiva es una institución judía del Estado, un instrumento opresivo que tiene este gobierno de ocupación sionista (ZOG) que padecemos, este “gobierno” ilegítimo, usurpador, explotador y estatista, que está como vemos, en contra de la iniciativa privada y la libre empresa con moral cristiana; pues detalle no menor, es decir que la Federación Rural, como analizamos anteriormente, está basada en principios cristianos, mientras que es público y notorio que la DGI es una institución al servicio de la masonería, así como es público y notorio que Eduardo Zaindestat, ex-Director General de Rentas es un judío. No me consta que su actual Director, Pablo Ferreri, sea judío, pero si no lo es, entonces debe ser un masón o un tonto alcahuete del ZOG, que se dedica a cobrarle impuestos a los cristianos, mientras la oligarquía judía continúa enriqueciéndose, a través de la usura y la especulación. 
Asi el ZOG quiere más y más dinero, quieren robarnos 500.000.000 de dólares más por año y esto todo como venganza, como bien destaca Sanguinetti, porque la Federación presentó un recurso de inconstitucionalidad contra el satánico ICIR: Impuesto a la Concentración de Inmuebles Rurales; algo claramente comunista, que pretende robarle el dinero de los terratenientes cristianos. Pero ante, la justa denuncia pública del Presidente de la Federación, el recaudador Pablo Ferreri dijo: “Lamento con profunda tristeza que se califique una fiscalización de impuestos como terrorismo de Estado porque es banalizar el concepto” y luego agregó: “es una falta de respeto para miles de uruguayos que sufrieron las consecuencias de un período oscuro como la dictadura“. Como vemos, el señor Ferreri aprovecha para hacer política a favor del Frente Amplio con sus falaces declaraciones; se hace el ofendido, cuando él es el que está impulsando una política impositiva agresiva en contra de los terratenientes cristianos (esto es, persecución anti-cristiana; porque a los judíos de las zonas francas, ¡a esos nadie los toca!) y alega que Sanguinetti está “banalizando”, lo cual es falso, pues Sanguinetti lo que hace es precisamente defender los principios de su Federación, es decir combatir al estatismo, porque los orientales no queremos ser todos esclavos del Estado (llamado como “funcionarios públicos“); y luego es mentira eso de que es “una falta de respeto para miles de uruguayos”, porque esos supuestos “miles de uruguayos”, fueron los verdaderos terroristas, los tupamaros que querían convertir a nuestro país en otra república soviética más. Otra vez, se continúa invirtiendo el bien por mal y el mal por bien, se continúa falsificando la historia…Y que nadie me venga con la mentira de los desaparecidos, que es tan mentira como lo de las supuestas cámaras de gas de los nazis y la leyenda negra contra la Inquisición española; todo no pasa de un cúmulo de leyendas negras, para desacreditar al cristianismo. La Iglesia jamás cometió error alguno, por lo cual es completament falso que haya cometido alguna atrocidad.
Otros, como los de la ARU (Asociación Rural del Uruguay) y la CAF (Cooperativas Agrarias Federadas), tienen posiciones más blandas y hasta apoyan de cierta forma a la DGI; así que dejan a la Federación Rural sola en lugar de apoyarla. Finalmente dejo algunas palabras del Presidente de la Federación Rural, el Sr. Miguel Sanguinetti: 
Nos sentimos acusados y nos ponen frente a la opinión pública como unos sinvergüenzas. Es otra acción para marcar la dicotomía ciudad-campo“. 
No quiero decir que todos los productores hagan las cosas bien y que todo esté perfecto, habrá gente que no las hace, pero allá ellos. La generalidad de la ley es que en la agropecuaria todo lo que se hace está sobre la mesa. Más controles que en la agropecuaria no hay“.
La DGI tiene todos los datos en las declaraciones juradas que presentan los productores, no entiendo qué tienen que salir a decir que se van a meter en los establecimientos a fiscalizar“.

¡VA AQUÍ MI APOYO A LA FEDERACIÓN RURAL!
¡ARRIBA EL CAMPO!
¡VIVA URUGUAY!

¡VIVA CRISTO REY!
Anuncios

Un comentario en “Persecución impositiva contra la Federación Rural

  1. ¡Muy bien Silvio por esta denuncia contra la JUDÍA DIRECCIÓN GENERAL IMPOSITIVA!

    En este país los judíos-masones, oligarcas son los dueños de la mayoría de la tierra, ¡hay que expropiarles y dárselas a campesinos cristianos! Y por otro lado hay que seguir defendiendo a los derechos de los terratenientes cristianos, contra los impuestos horrendos de la DGI. Impuesto=ROBO.

    ¡NO MÁS ESTATISMO! ¡NO MÁS BATLLISMO! ¡NO MÁS SOCIALISMO!

    ¡Arriba el campo! ¡Arriba la producción nacional! ¡Arriba las inversiones de capitales nacionales!

    EXPROPIACIÓN DE LAS TIERRAS JUDÍAS.
    EXPROPIACIÓN DE LAS TIERRAS EXTRANJERIZADAS.
    NACIONALIZACIÓN DE LA BANCA.
    CLAUSURA DE LA BOLSA DE VALORES.
    NACIONALIZACIÓN DE LAS MULTINACIONALES (como las plantas de celulosa).
    ABOLICIÓN DE LAS ZONAS FRANCAS.
    ABOLICIÓN DE LAS SOCIEDADES ANÓNIMAS.
    CLAUSURA DEL PIT-CNT Y LOS SINDICATOS MARXISTAS.
    ESTABLECIMIENTO DE SINDICATOS VERTICALES.
    APLICACIÓN DE PRINCIPIOS CORPORATIVOS.
    INCENTIVO DE LA INICIATIVA PRIVADA Y LIBRE EMPRESA, NACIONAL Y CON MORAL CRISTIANA.

    ¡ECONOMÍA NACIONAL, YA!
    ¡URUGUAY PARA LOS URUGUAYOS!

    ¡VIVA LA PATRIA!
    ¡VIVA NUESTRA SEÑORA DE LOS 33!
    ¡VIVA CRISTO REY!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s