Advertencia: La moda de "no corregir a los hijos", es la causante del aumento exponencial de la INSEGURIDAD.

Eso mismo. ¡Los padres son los responsables! Hoy hay mucha DELINCUENCIA E INSEGURIDAD, porque los padres lights, no quisieron corregir a sus hijos, los consintieron demasiado y no le pegaron, por eso hoy, suceden cosas tan horrendas en Uruguay. 

Padre corrigiendo a su hijo. Castigo físico NO es “maltrato”, es EDUCACIÓN. Quien se opone a los castigos físicos está a favor de la DELINCUENCIA



El castigo corporal EDUCA a los niños; de lo contrario ud. está criando futuros CRIMINALES.

Desde La Puerta Angosta, un excelente artículo que responde a la tan polémica pregunta de si hay que pegarle o no a los hijos para educarlos; y pese a quien les pese la respuesta es AFIRMATIVA:

“Domingo, 14 de diciembre de 2008

¿Es necesario pegarle a un hijo?

Gurí haciendo “arte”…O le pegas, o se MUERE electrocutado, ¿qué prefiere?

Proverbios 22:15 La necedad está ligada en el corazón del muchacho; mas la vara de la corrección la alejará de él.

Proverbios 23:13 No rehúses corregir al muchacho; porque si lo castigas con vara, no morirá.

Proverbios 23:14 Lo castigarás con vara, y librarás su alma del Seol (infierno).

Proverbios 29:15 La vara y la corrección dan sabiduría; mas el muchacho consentidoavergonzará a su madre. 

Proverbios 3:12 Porque Yahavé al que ama castiga,como el padre al hijo a quien quiere.

Eclesiástico 30, 11-12 En su juventud no le des libertad, y no pases por alto sus errores. Doblega su cuello mientras es joven, túndele las costillas cuando es pequeño, no sea que, volviéndose rebelde, te desobedezca, y sufras por él una honda amargura.

Eclesiástico 42, 5 (No te avergüences) de sacar provecho del comercio y las ventas, de corregir con vigor a los hijos, de tundir los lomos a un mal siervo.

Hebreos 12, 5-8 (…)Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, ni desmayes cuando eres reprendido por Él; Porque el Señor al que ama,disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo. Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina? Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos.

El grado de instrucción para enfrentar la vida con éxito es cada vez menor. La generación de padres actuales fue formada muy poco. Si bien hay excepciones, en general los jóvenes tienen grandes confusiones en la cabeza, pues son hijos de un sistema liberal de educación, muy alejado de la Ley Natural y, por ende, de Dios. Los sistemas liberales tienen como objetivo el “formar al ciudadano“, hacerle comprender cuáles son sus derechos y qué debe esperar que la sociedad le dé.

La generación de nuestros abuelos, en cambio, fueron formadas en lo que hace a reconocer SUS DEBERES, no sus pretendidos “derechos. También, en lo que el ciudadano DEBE APORTAR a la Patria. Por tanto, cuando un niño se mandaba de las suyas, y las advertencias de sus padres no bastaban para que cesase de armar lío o escándalo, Papá usaba su cinto, o, si no, Mamá usaba su chancleta plástica sobre sus jóvenes pero resistentes carnes. Dios, en Su infinita sabiduría, nos dio las diferentes partes del cuerpo. Cada una tiene sus razones de ser. La razón de ser de la cola no sólo es la de brindar un apoyo estable al cuerpo cuando uno se sienta. Dios la dotó de abundantes carnes no sólo para sustentar al cuerpo en reposo, sino también para aguantar los lonjazos, los justos lonjazos con que los padres educan a sus hijos cuando éstos esto último necesitan. La Sagrada Escritura en muchos pasajes advierte que los padres que desvían la vara (el castigo corporal) de sus hijos son malos padres, pues están engendrando un futuro criminal, es decir, un ser sin el temor de Dios.
El castigo corporal que los padres infligen al hijo debe ser proporcional al crimen por él cometido.
El castigo corporal no debe llegar a sacar sangre.
El castigo corporal no debe ser en forma de golpes ni el la cara, ni en la cabeza.
Por más que patalee y grite, si el castigo corporal que recibe de sus Padres es apropiado, la criatura siempre entenderá:
– Que él se merece ese castigo y que, por tanto, ese castigo corporal es justo: Fue advertido repetidas veces, y repetidas veces él ignoró tal advertencia, pecando contra el IV Mandamiento.

– Que el castigo que está recibiendo es debido a sus desobediencias y no debido a que el Padre que se lo inflige está cansado por el largo día de trabajo, o porque se está desquitando con él por los sinsabores que otras personas le han procurado al Padre.

– Que ese castigo corporal el Padre o la Madre se lo inflige, principalmente, porque lo quiere, y porque lo quiere ver crecer como un buen hijo y no como un futuro criminal.

– Que ese castigo es proporcional a la falta, de aquí que habrá castigos corporales más severos y castigos menos severos.

– Que ese castigo corporal es apropiado, porque su Padre/Madre no le está hiriendo, ni torturando, ni vengándose, sino que lo está educando, del mismo modo como el Rey Filipo de Macedonia encargó al preceptor y filósofo griego Aristóteles que educara al hijo de aquél, Alejandro, quien, de hecho, la ligaba, y fuerte, cuando desobedecía a su preceptor. Tal fue la buena educación que recibió de Aristóteles, “por las buenas y por las malas”, que Alejandro pasó a la Historia como Alejandro Magno, cuyo imperio se extendió desde la Europa a la India.*

Un ejemplo: Está esperando el ómnibus en la parada sita en la vereda de una avenida con mucho tránsito. Está cargando paquetes con una mano, mientras espera, y con la otra tiene la mano de su hijo. Su hijo está empecinado en cruzar la avenida para ir a la calesita que está en la plaza de enfrente y amaga a soltarse de su mano para cruzar. Ud sabe que si logra soltarse y cruzar, lo va a pasar por arriba un vehículo. La primera vez que intenta forcejear para soltarse, le dice que pare. Él para, pero al medio minuto trata otra vez. Molesta, le dice que pare. Para. Al ratito forcejea nuevamente. Le repite el reto. La siguiente vez que intenta forcejear, le da un buen chirlo. Se queda llorando, pero LE SALVÓ LA VIDA, porque muy bien podría habérsele soltado de la mano y corrido a través de la avenida, hacia la calesita a la que nunca habría llegado… Y hoy le estaría llevando flores al cementerio.

Otro ejemplo es el del chico que sabe que sus padres nunca de proporcionarán castigo corporal, sino sólo gritos destemplados. ¡Qué le importa al chico que le griten! “¿Qué me importa que la loca de mi madre, o el loco de mi padre me griten, si yo siempre me salgo con la mía? ¡¡¡JAJAJA!!! Miren como se ponen verdes de rabia y yo siempre termino haciendo lo que quiero… ¡¡¡JAJAJA!!! ” No sería extraño que esta criatura se convierta en un adolescente imposible y en un adulto criminal.

El padre del P. Gentili (el bondadoso sacerdote que nos da estos consejos) tenía una fórmula infalible: Cuando él estaba haciendo algo en franca desobediencia, seriamente le advertía: “Dejá eso, A LA UNA. Si él no le obedecía inmediatamente, venía la siguiente advertencia: ¡Dejá eso, A LAS DOS! Y si él no detenía su desobediencia, cuando decía: ¡¡¡Dejá eso, A LAS TRES!!! él inmediatamente le propinaba el debido castigo corporal. Está de más decir que como sabía perfectamente que “A LAS TRES”, le empezaban a llover los cintazos, él siempre dejaba de desobedecer antes que pronunciara la fatídica frase. Con esta práctica, basada en el sentido común y aprendida (y sufrida) de sus Padres, Papá lo estaba educando con éxito.

Sino, después suceden cosas inmorales como éstas:
Orgía 1.
Orgía 2.

Anuncios

7 comentarios en “Advertencia: La moda de "no corregir a los hijos", es la causante del aumento exponencial de la INSEGURIDAD.

  1. ¡Excelente artículo!

    Una verdad olvidada, por la mayoría del mundo, por eso es que hay tantas cosas feas que pasan….¡Porque los padres dejaron hacer lo que quieran a sus hijos! ¡Por permisivos, por blandos, por no corregirlos!

    A mí me pegaron (palmadas) y gracias a eso, ahora soy un fiel católico, y no un delincuente comunista. Y es una tremenda mentira eso que dicen que los que fueron golpeados se vuelven “violentos” cuando adultos. ¿Acaso nuestros abuelos son violentos???? Y ellos también golpearon a nuestros padres, y así sucesivamente. Golpear no tiene nada de malo si es para corregir; lo malo es cuando es porque sí y de forma desmedida, pero eso antes NUNCA ocurría.

    Andrés Copusianus.

    Me gusta

  2. Anónimo

    ESTIMADOS HERMANOS:
    Solicito la curacion divina de la médula espinal hinchada y de la columna vertebral lesionada de mi vecina denominada doña Blanca quien reside en el sector 5 de los claveles de residenciales San José del municipio de San José Pinula del departamento de Guatemala de mi país Guatemala de la América Central (a la par de la manzana “R” de tal sector en una casa de color amarilla encendida).

    Atentamente:
    Jorge Vinicio Santos Gonzalez,
    Documento de identificacion personal:
    1999-01058-0101 Guatemala,
    Cédula de Vecindad:
    ORDEN: A-1, REGISTRO: 825,466,
    Ciudadano de Guatemala de la América Central.

    Me gusta

  3. ¡Muy bien Don Silvio, excelente artículo! En mi familia, mi mujer y yo no dudamos en corregir a nuestros hijos, cuando se portan mal.

    Saludos en Cristo.
    ———————————-

    ¿A quién le habla judío errante? Mire que yo no soy el que escribo aquí…Me parece que se confundió.

    De todos modos, ya que estamos le comunico que no me enojo con sus tonterías…Siga burlándose de mí nomás…y yo me burlaré de usted.

    Finalmente me despido, llamándole de pérfido judío, rata judía, basura revuelta, miembro de la raza de víbora, serpiente, homicida, deicida, adorador de Satanás, hacedor de males, etc…

    Me gusta

  4. Gracias a ustedes, por comentar. Qué Dios los bendiga.

    Y al judío errante, bueno, oraré por su alma, para que se convierta y se salve…Por mientras no lo haga, es nuestro ENEMIGO, o mejor dicho, más que enemigo personal, porque personalmente no tengo la más remota idea de quién es, es ENEMIGO DE LA IGLESIA, seguidor de la Sinagoga de Satanás.

    Y como decía San Agustín: “¡Abajo con el judío!”

    Me gusta

  5. Artículo intachable.
    Es obvio que una cosa es corregir a los niños y otra cosa muy distinta y MUY condenable es el maltrato infantil. El problema es que (por culpa de los medios sionistas de DESinformación), la gente confunde…

    ¡Dios los bendiga, hermanos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s