Salto: uno de los últimos bastiones del Uruguay libre. Caso María Elena.

Por Silvio Capiscoconi.
¡NO AL ABORTO! ¡SÍ A LA VIDA!
La libertad hermanos católicos y compatriotas orientales, en esta nuestra tierra, es algo que nos han ido quitado poco a poco. Éramos un Imperio, el más grande y poderoso de la Tierra, el cual se dispersaba por tres continentes y un montón de archipiélagos; aquí en el cono sur de Sudamérica, habíamos logrado forjar una Santa Federación poderosa, una potencia mundial, muchísimo mejor que el actual Imperio Yanqui opresor del pueblo sureño (Dixieland) y de los hispanoamericanos. Teníamos en 1830, una de las mejores Constituciones que se podrían pedir, con confesionalidad del Estado (católico-apostólico-romano), República presidencialista, elección INDIRECTA del Presidente de la República, voto CALIFICATIVO (o sea, no cualquier negro pata rajada podía votar, como ahora; no podían votar ni las mujeres, ni los niños, ni los sirvientes, ni los esclavos, ni los borrachos consuetudinarios, ni los extranjeros, ni los soldados de línea…) y no cualquiera podía ser Diputado, Senador o Presidente, sino que primero había que tener mucho dinero, para asegurarse de que el que ocupara cargos públicos no cayera en corrupción. Los antiguos Presidentes, entraban ricos a la Presidencia y salían pobres; los de ahora, entran pobres, y salen ricos, o mejor dicho, entran ricos y salen podridos de ricos (ejemplo: Tabaré Vazquez y José Mujica, quien NO es un Presidente pobre, parece pobre por sucio e ignorante, pero en verdad está podrido en plata, producto de sus robos). Lo único malo de aquella Constitución era que no teníamos Monarquía, porque ya nos habíamos separado de España peninsular; por diversas razones, entre ellas el mal reinado de Fernando VII y luego por culpa de los liberales isabelinos usurpadores, que hasta ahora desgobiernan España. 
El hecho es que fuimos perdiendo libertades y más libertades, primero sutilmente, a lo largo del siglo XIX, por culpa de la parte depravada del Partido Colorado, es decir, del LIBERALISMO; esa ideología de MUERTE que dice defender la libertad y en realidad simplemente cae en la idolatría y nos lleva a todos al libertinaje. Poco a poco vino la Universidad de la República, que se fue autorreformando y expulsó a los jesuitas y a los franciscanos, y cerró la Facultad de Teología, y comenzó así a incentivar el laicismo. Luego vino José Pedro Varela, con esas estúpidas ideas foráneas de Europa, con el veneno liberal del laicismo e introdujo así la idolatrada escuela laica, gratuita y obligatoria, que es una cosa horrible, opresiva y totalitaria. ¡Pobres niños, que les quitan los mejores años de su vida, dentro de un edificio aburrido, enseñándoles basura laica y evolucionista! 
La escuela en sí misma ya es una perversión de la educación; en la escuela no te enseñan nada, sino que lo único que hacen es decirte lo que tienes que hacer y lo que no, SEGÚN ELLOS, según sus conceptos LIBERALES. La escuela no pasa de un centro de adoctrinamiento para mantener a las personas controladas…Repasemos brevemente las características de la escuela vareliana: laica, una porquería que deja a Dios en segundo plano y el Estado tiene el deber de proteger las almas de las personas, así que no puede darse el lujo de decir que todas las religiones son iguales; gratuita, ¿por qué????, esto es un sinsentido, porque si uno quiere educarse y tiene dinero, lo lógico es que pague (gratuito debe ser sólo a aquellos que realmente no pueden pagar, que siempre fueron una minoría); y obligatoria….!!!! ¡Eso es totalitarismo! Si una persona equis no quiere ir a la escuela, ¿por qué no se lo van a permitir? Sinceramente, no entiendo. Es que no tienen justificativa, sólo quieren mantener a la gente controlada, para que los voten a ellos eternamente, sin pensar ni nada. 
Y así, con la escuela, la Universidad y sus laicisimos repugnantes nos fueron quitando paulatinamente nuestra libertad, pisoteando nuestros derechos; pero no fue hasta principios del siglo XX, que vino el peor engendro político, el MÁS GRANDE DEMAGOGO de Uruguay, me refiero a José Batlle y Ordóñez; ese anormal, con esas ideas foráneas liberales que venían de allá de Francia y Gran Bretaña, no descansó hasta destruir nuestra Constitución. Él pisoteó nuestros derechos, él nos quitó nuestra religión, separando la Iglesia del Estado, él aprobó el divorcio, una de las estafas más grandes que existen, y que viola el Derecho Canónico. Batlle decía: “¿Derecho canónico? ¿Qué es eso? A mí no me interesa Dios, lo importante es el hombre” Igualito al Che Guevara, a Batlle sólo le importaba el hombre, era un asqueroso IDÓLATRA; y además era a favor de la delincuencia, porque abolió la pena de muerte y por si fuera poco, permitió el sufragio femenino…Él y todo su batllismo, es decir con todos sus Presidentes títeres que le siguieron, ya que su influencia llegó hasta casi medidados del siglo XX; es que él era un estatista rotundo y bien totalitario, que quería que todo fuera del Estado, odiaba todo lo privado, le quitaba los derechos a los empresarios, odiaba el libre comercio, en fin…socialismo completo. 
Y ahora, luego de haber pasado por la Santa Dictadura (que intentó restaurar nuestras viejas libertades), con el regreso de la democracia y el triunfo del Frente Amplio, nuestras libertades se están acabando; y uno de los últimos bastiones del Uruguay libre es Salto.

Salto se mantiene como el único departamento del Uruguay donde no se hacen abortos legales. Las mujeres que quieran interrumpir su embarazo son derivadas a Montevideo. María Elena, que debía abortar por razones de salud, vivió un calvario. EL PAÍS.

Mejoraré y analizaré brevemente la redacción de la noticia que hicieron en EL PAÍS, porque veo que se pusieron de parte de la zorra. La puta María Elena tiene 28 años y dos hijas: una de 13 y otra de 9, y según ella, ya con eso basta…Razonemos 2 personas se unen y tienen 2 hijos, ¿cuántos descendientes quedan para la siguiente generación? Dos…Entonces, ¿la siguiente generación disminuyó o aumentó? Se mantuvo igual, lo que quiere decir, que NO aumentó, por lo tanto, María Elena, está a favor de la cultura de la muerte. Quien está a favor de la cultura de la vida, NO usa métodos anticonceptivos (ni artificiales ni naturales), no anda contando los hijos que va a tener, NO planifica, sino que recibe con mucho gozo y alegría todos los hijos que Dios manda. LOS HIJOS SON UNA BENDICIÓN DEL CIELO, NO UNA CARGA. 
Ella se enteró del embarazo en el Hospital de Salto, al mes y medio de gestación y aclaró que no era “deseado”, pero que tampoco estaba con interés de interrumpirlo…Espera, espera, espera…¿qué es eso de “deseado” o “no deseado”???? ¿Desde cuándo importa el deseo o no deseo? EL MATRIMONIO ES PARA LA REPRODUCCIÓN; LA CÓPULA CARNAL ES PARA LA REPRODUCCIÓN. ¿Tan difícil es entenderlo???? Ahora viene la excusa….para asesinar a su hijo; el médico le dice que tiene un sangrado interno en la placenta y bla-bla-bla…y la mujer queda internada tres días de observación; bien el médico, le dice las cosas, pero NADA de abortar, ¡eh! y le dice a la mujer(zuela): “Andate para tu casa, hacé tu vida normal, que en algún momento lo vas a perder“. ¿Qué quiere decir esto? Esto significa que el médico ya veía un muy mal pronóstico para el niño, el cual según parecía no estaba predestinado para salvarse y por eso, se iría al limbo de los párvulos, ya que no podría nacer y por ende, no podría ser bautizado; pero el médico sabía que aunque el niño muy probablemente se iba ir al infierno (el limbo es una parte del infierno, pero una parte sin castigos), él no debía intervenir para matarlo, pues eso NO es decisión de él, sino de Dios el Creador. Además, está el Quinto Mandamiento: “NO matarás“; una cosa es que alguien muera por causas naturales, como este sería el caso, y otra cosa es matar a una persona, así que en conclusión, la actitud del médico fue coherente y correcta. Él siguió a su consciencia (que demostró tenerla, porque hay cada inconsciente…), pero María Elena, eso no le gustó, porque María Elena es una persona muy COBARDE, se sorprendió por lo que le aconsejó el médico y declaró luego a la prensa: “Me quedé re mal. No sabés lo que es cargar con un embarazo que tenés claro que no lo vas a terminar“. Ajá…Y tú María Elena, ¿ACASO NO SABES LO QUE ES CARGAR CON EL HOMICIDIO DE UN HIJO EN LA CONSCIENCIA????????
Ella entonces le pidió al médico que la “ayudara”, cosa que el médico SÍ hizo y le dijo: “Va en suerte, lo podés perder a los nueve meses o a los cuatro“. Y sí, ¿qué más le podría decir? Claro, lo que quería María Elena es que el médico, yendo en contra de su juramento, la ayudara a ASESINAR a su propio hijo. 
En otra instancia, ya con casi tres meses (llegando al límite “legal” para asesinar a su hijo), consultó con otro médico sobre asesinar a su hijo, y éste le dijo: “Lo que podemos hacer es mandarte a Montevideo porque acá en Salto no se hacen abortos.” Bien, aquí notamos una actitud ya no muy buena, porque es una actitud “Poncio Pilatos”; es decir, “aquí en Salto no matamos a tu hijo, pero allá en Montevideo, te lo matan”…
Salto es un Departamento donde TODOS los profesionales médicos pusieron objeción de conciencia; en Paysandú le sigue en cantidad de objeciones de consciencia, pero ya no es el 100%, porque un sólo ginecólogo no hizo objeción de consciencia (más conocido como el ginecólogo asesino de Paysandú). Logró entonces la puta María Elena, que le dieran el pase y el pasaje a Montevideo y llegó al “Pereira Rosell” (más conocido actualmente como “Pereira Abortel”), acompañada de su madre y allí sí le ayudaron a asesinar a su hijo (porque en Montevideo no tienen consciencia), pero igual la zorra María Elena se quejó y luego declararía: “Yo creo mucho en Dios y le rezaba, yo quería tener el bebé, pero para qué lo quería ver más grande y que creciera en mi panza si no lo iba a tener” ¡¡¡Wau!!! ¡Vaya que cree en Dios, eh! (???) O sea, que ella quería asesinar a su hijo, ANTES de que Dios decidiera que el mismo se muriera; es decir, que ella no se dio cuenta de que Dios la estaba poniendo a prueba, ya que una cosa es aborto espontáneo, algo NATURAL, pero otra cosa es aborto inducido, un HOMICIDIO. ¿No ve la diferencia María Elena??? Ya luego del homicidio, la zorra, siguió criticando y criticando a los médicos, por la “forma en que la trataron”. Ahora ojo, que esto no termina aquí, porque ya los medios están apoyando al desgobierno tupa-ZOG, en sus macabras medidas y ahora el Subsecretario de (ANTI) Salud Leonel Briozzo ya está intentando reglamentar las objeciones de consciencia….Lo que él pretende, es clasificar las objeciones de consciencia, si son de índole “moral”, “filosófica” o “religiosa”….¡Increíble!, pero cierto. 
En el departamento de Salto hay 12 ginecólogos; todos objetaron la ley del aborto. Luis Pérez
Foto de Federico Castillo.
 
Gracias a Dios, la batalla contra el aborto inducido, ahora sigue en la Justicia, donde se va a presentar recursos de inconstitucionalidad, ya que dicha “ley” viola los artículos 7, 8, 36, 40, 41, 42, 44, 72 y 332 de la Constitución.
¿Quiénes son los verdaderos hipócritas? ¡ELLOS!
¡NO AL ABORTO! ¡SÍ A LA VIDA!
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s