El Nuevo Orden Mundial contra los niños o sea, contra la inocencia y la pureza

Desde Radio Cristiandad:

JORGE DORÉ: LA DEMONIZACIÓN DE LA INFANCIA

534976_417869481557532_204517182892764_1611938_554118598_nLa demonización de la infancia

Por Jorge Antonio Doré
“Creer en la inocencia de quienes nos gobiernan, depende de la ignorancia de los gobernados”. –Hugh Ross Williamson
Los cristianos somos portadores de una luz distinta. La del mundo humea. La nuestra es capaz de penetrar la niebla y ver con claridad a través de ella. Es por eso que el mundo nos detesta. Porque vemos el error como error, el pecado como pecado y el mal como mal. Este don, sin embargo, viene acompañado de una condición:
“Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”. (Juan 8:31, 32)
Verdad que nos aparta de la mundanalidad, nos ayuda a olfatear las trampas del Maligno y nos libra de muchos de sus lazos.

En la mira del mal

Si pudiéramos percibir de golpe todas las presiones, engaños y manipulaciones sicológicas, políticas y sociales a las que estamos sometidos por obra de la anticristiana élite mundial, estoy seguro de que muchos sucumbiríamos de pesar. Somos marionetas en un mundo de endiosados poderosos que persiguen despojarnos tanto de nuestras identidades como de nuestros bienes materiales y espirituales. Estos enemigos de Dios buscan embrutecernos con sus estériles filosofías nacidas de la negación del Verbo y hacernos dependientes de su asistencia material. Nos quieren zombies y esclavos. Y el blanco más fácil y codiciado para estos depredadores de cuerpos y almas es la infancia: la llave del futuro que ellos quieren conquistar.
Llama la atención que así como los herejes citan la Biblia para justificar sus herejías, los corruptores de la infancia y de la juventud citan nombres de expertos, estadísticas y estudios de siquiatras, clínicos y sicólogos para justificar sus perversas acciones. Pero no importa qué respaldo amparen sus afirmaciones, a los ojos lúcidos del cristiano éstas no son más que aberraciones y falsedades. Como la herejía.
Aunque haya educadores que piensen de buena fe que la educación sexual en las escuelas es un derecho y una necesidad para niños y jóvenes, la promoción de esta enseñanza tiene una finalidad muy distinta: la corrupción de la juventud mediante el adoctrinamiento perverso. Su meta es amoldar las mentes de niños y jóvenes a un nuevo orden de cosas donde la inmoralidad y el pecado son glorificados e introducidos precisamente como derecho y necesidad.
En 1951, el filósofo ateo Bertrand Russell decía en su libro “The impact of Science Upon Society” (El impacto de la ciencia en la sociedad): “Queda para los futuros científicos descubrir exactamente cuánto cuesta por cabeza hacer que los niños crean que la nieve es negra. Cuando esta técnica haya sido perfeccionada, cada gobierno encargado de su educación por más de una generación, será capaz de controlar sus ciudadanos sin necesidad de armas o de policía”.
La educación sexual no procede de un sincero interés por la infancia, ni de una sana preocupación por los menores y su bienestar físico y social o la prevención de enfermedades venéreas. Ese es el cebo. En realidad es una herramienta diseñada para carcomer la moral de nuestros hijos desde su más tierna edad. Es un martillo adornado con encajes que busca destruir fuera del vientre la inocencia que no pudo eliminar dentro de él con el aborto. La persecución infantil no cesa: los mismos que enseñan la interrupción del embarazo como racional y justa solución, son los que promueven la educación sexual en su implacable cacería de inocentes.
Nuestros hijos son blanco de agresivas campañas revestidas de profilaxis que dejan la imaginación de los pequeños tan marcada con sus pérfidas enseñanzas, como queda la piel del ganado bajo el hierro candente. ¿Cómo determinar la edad adecuada para el recipiente de información tan delicada? Hace años atrás dos “expertos” recomendaron a la ONU hablarles a los chicos de 5 años de la masturbación. Cuando se enseña algo a quien no está preparado para recibirlo, puede resultar catastrófico. Esto lo saben muy bien las sociedades secretas que mantienen su información perfectamente controlada.
Como señal de los postreros tiempos en que vivimos, el Ministerio de Educación de Argentina, (¿dije Educación o Perdición…?), promueve descaradamente la corrupción de la juventud con la publicación de libros nada educativos y sí muy pornográficos cargados de imágenes explícitas, lenguaje profano y soez, escenas de zoofilia y necrofilia, asesinatos, violaciones, uso de drogas y –no podía faltar– escarnios a la Iglesia Católica, lo cual permite adivinar con claridad por dónde vienen los tiros. Si esto no es un crimen de altra traición contra nuestros hijos y nuestra descencencia, que venga Dios y lo vea. Agreguemos a la lista otro pecado que clama venganza al cielo. Para sus promotores, este recordatorio:

“Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar”. (MT., 18:6)

¡Cuántas tentadoras puertas no se abren a los menores cuando se sacan a relucir temas que, innecesariamente, se anticipan a la edad adecuada para asimilarlos! Porque no todas las almas ni todas las mentes pueden medirse por el mismo rasero. Por eso, la educación sexual debe ser privativa de los padres. Nadie conoce a sus propios hijos mejor que ellos.
¿Cuál es la ventaja de esta enseñanza? La corrupción y la promiscuidad juveniles son alarmantes; los embarazos tempranos una plaga y el aborto una pandemia imparable. Muchos padres han visto negado su derecho de privar a sus hijos de este adoctrinamiento. La imposición tiránica de la materia ha vencido, muy a su pesar. De ahí que los tentáculos del mal busquen cerrar las llaves de escape como es la educación a distancia, y la prohíban en muchos países para impedir que los niños eludan el pernicioso lavado de cerebro. La destrucción de la familia cristiana se impone en todas partes.
Donde no figura Cristo en el horizonte, no llueve la gracia, y donde no llueve la gracia divina, es imposible que brote la pureza. María fue Inmaculada porque fue y es “llena de gracia”. Nuestros hijos necesitan conocer a Cristo y crecer en su fe y al amparo de la gracia Divina para poder luchar contra las sugestiones demoníacas de la impureza. De nada sirve una educación sexual sin Cristo y sin una fe cristiana bien calzada.

Aberraciones camufladas de virtudes

El replanteamiento de una sociedad basada en un modelo sexualmente anárquico es la meta de quienes aspiran a librar al hombre de toda inhibición y mutarlo en un animal de placer revestido de tolerancia y humanidad. Esta ficción infernal que degrada al ser humano aun por debajo de la categoría de los demás animales, es de corte diabólico y se opone transversalmente al modelo de familia cristiana tradicional. Los amos del mundo nos quieren imbéciles y viciosos.
Entre las aberraciones que promueve la educación sexual integral se encuentran la opción sexual, la ideología de género, la libertad y el derecho al disfrute sexual, la heterosexualidad o multiplicidad de géneros (gays, lesbianas, bisexuales, transexuales), el aborto, los anticonceptivos, la masturbación, efectos de afrodisíacos, homofobia, transfobia y abuso de poder, etc. Todo lo que ante los ojos de Dios no cabe por la puerta estrecha. En resumen, que esa santa ingenuidad que Cristo reclama incluso para los adultos:
“De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos”. (Mt., 18:3)
no sólo se desprecia, sino que además, se le arrebata a los verdaderamente inocentes, que deberían disfrutarla sin malignas intromisiones.

Corrupción instituída y a granel

Como nada de lo que se haga para corromper a la infancia –inspirado por la repulsiva bestia y ejecutado por sus hediondas cabezas de turno–, parece suficiente, la ayuda llega de todas partes. No basta con la glorificación y legalización del aborto, con la educación sexual, con la adopción de inocentes por parejas homosexuales, sino que continuamente se buscan vías alternativas para depravar esas pequeñas almas vulnerables que requieren el cuidado de la fe cristiana para alcanzar el sano desarrollo que viene acompañado de un pasaje para la vida eterna.

No más azul, no más rosado. Cualquier color.

El caso particular que se cita a continuación, increíblemente goza del consentimiento y beneplácito de muchos padres cuyas mentes anquilosadas han sido conquistadas por las glorias del mundo y que –por carecer de la luz de Cristo–, no perciben el peligro y el daño al que sus hijos viven expuestos.
ltbtlogo-160Una organización llamada “Let Toys Be Toys” (Dejen que los juguetes sean sólo juguetes) se ha propuesto convencer a las grandes jugueterías del mundo de que renuncien a la tradicional categorización de juguetes para “niños y niñas”. Quieren eliminar el género (sexo) en el mercadeo de juguetes para hacer que los niños jueguen indistintamente con cualquier juguete. De acuerdo con el punto de vista de los aberrados promotores de esta campaña, el hecho de clasificar los juguetes por sexo es “confuso y extremadamente limitante”. Pero hasta hoy día, esa clasificación había funcionado perfectamente. Y hablar de limitaciones al entrar en una tienda como “Toys’R Us” es una burla a la inteligencia: miles de opciones de juguetes se amontonan ante los ojos de los chicos.
Ya en Suecia y Gran Bretaña la compañía Toys’R Us ha bajado la cerviz ante la presión del lobby gay y ha aceptado esta nueva y diabólica orientación –o más bien desorientación–. Ahora se trata de imponerla en los Estados Unidos de América y de ahí a todas partes como una una nueva epidemia de abuso infantil legalizado.
Aquellos padres interesados y suficientemente curtidos para soportar una buena dosis de demagogia sexual, pueden ampliar su conocimiento sobre el tema tecleando en su buscador favorito “Let Toys Be Toys” y ahondar en las repugnantes justificaciones de estos corruptores de menores (siempre apoyados por estudios y profesionales que no cesan de dar coces contra el aguijón).
Cualquier cristiano que no haya arrrojado su espada ante al diablo podrá comprender fácilmente la maléfica y tendenciosa intención que hay detrás de este ataque contra la pueril inocencia: borrar las fronteras entre sexos para facilitar la caída de los chicos por la escabrosa ladera del desvío sexual y de la aceptación de aquello que Dios declara abominable.
Megan Perryman, una impulsora de esta satánica campaña, manifestó en un comunicado de prensa: “En pleno 2013 a los niños y niñas aún se les dice que ciertos juguetes son adecuados para ellos mientras otros no. Esto no sólo es confuso sino extremadamente limitante, ya que influye en sus ideas acerca de quienes son y en quienes podrían volverse. Esperamos que “Toys’R Us” lidere el camino de un futuro más inclusivo para niños y niñas”.
En el sitio oficial de “Let Toys Be Toys”, puede hallarse la siguiente petición de inscripción para unirse a la campaña y pedir a las tiendas la eliminación del género:
____________________

Las principales jugueterías del Reino Unido e Irlanda:

Por favor, dejen de limitar la imaginación y los intereses de los niños al catalogar ciertos juguetes sólo para niñas y otros sólo para niños.
En 2013 es hora de quitar los letreros, etiquetas y categorías que indican a los padres, abuelos y niños que los juegos de construcción, de aventuras, de autos, de ciencia y de superhéroes son juguetes para niños y que las muñecas, las cocinas, los juegos de maquillaje, de modas, de princesas y de artesanía son juguetes para niñas.
Los juguetes son para divertirse, para aprender, para estimular la imaginación y alentar la creatividad. Los niños deben ser libres para jugar con los juguetes que más les interesen.
Por favor,
coloquen los juguetes por tema o funcionalidad en vez de por género y dejen a los niños decidir los juguetes con los que disfruten más.
Dejen que los juguetes sean juguetes para niñas y niños.
Sinceramente,
(su nombre)
____________________
Transcribo a continuación una explicación dada por “Let Toys Be Toys” en su sección de preguntas y respuestas frecuentes. Con ella concluyo mi voz de alerta a los cristianos interesados por el futuro de sus hijos. Explica esta organización:
Por qué importa:
• Los niños deben decidir por ellos mismos lo que ellos consideren divertido.
¿Por qué limitar sus juegos?
• Jugar es importante.
Los niños necesitan una amplia gama de juegos para desarrollar sus habilidades.
• El mercadeo importa.
Dirigir a los consumidores en una dirección es restringir el juego de los niños.
• El mundo real ha evolucionado.
Los estereotipos de género (sexo) están gastados y anticuados.
De esto deducimos las siguientes conclusiones:
Que los padres hacemos mal orientando a los niños y que al orientarlos, los limitamos.
Que la gama de juguetes actuales es deficiente (a pesar de haber millones de ellos).
Que hacer mercadeo de juguetes teniendo en cuenta el sexo de los niños es inapropiado porque debe respetarse la identidad de género.
Que el mundo ha cambiado, y con él la concepción tradicional de sexo.
En resumen: no cesan las campañas para presentarle en bandeja al diablo su plato favorito: la inocencia infantil.
Es increíble que la demencia de estos corruptores triunfe. Pero el potencial económico y los intereses que los amparan parecen no tener límites. Pacientemente aguardamos el retorno de Nuestro Señor.

Infancia y juventud dificultosas

Son muchas las presiones a las que niños y jóvenes se ven sometidos en la actualidad. En la calle aprenden cosas totalmente inaceptables en el ambiente de un hogar cristiano, pero la contradicción con el mundo resulta chocante para ellos. Por eso padres y familiares deben hacer acopio de paciencia y comprensión ante la tirantez que esta paradoja produce en los chicos.
A medida que el mundo se descristianiza, se acentúa en el católico aún más la sensación de oposición al mismo. Aun así, es nuestra misión criar a nuestros hijos y nietos como buenos cristianos y enseñarlos a vivir en un medio cada vez más hostil a nuestras creencias.
Pero Dios conoce nuestras necesidades y esa verdad que nos hace libres y nos permite ver con claridad porqué no podemos apoyar una campaña como la de “Let Toys Be Toys”, es un legado que debemos dejar a nuestros descendientes por fidelidad a Dios, por amor y por justicia.
Anuncios

4 comentarios en “El Nuevo Orden Mundial contra los niños o sea, contra la inocencia y la pureza

  1. Otro nabo que se cree “inteligente”…Y bueno, qué se puede esperar de alguien que es un imbécil y no se da cuenta de que eso que el no cree que existe, ya comenzó desde 1945.
    Si para ti, el mundo antes de 1945 es igual al mundo después de 1945, eres un completo idiota.

    Me gusta

  2. Otro nabo que se cree “inteligente”…Y bueno, qué se puede esperar de alguien que es un imbécil y no se da cuenta de que eso que el no cree que existe, ya comenzó desde 1945.
    Si para ti, el mundo antes de 1945 es igual al mundo después de 1945, eres un completo idiota.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s